Uno de los destinos más bonitos para acudir este verano es Benissa, una ciudad costera de Alicante que tiene un encanto que te enamorará.

¿Qué visitar en Benissa?

En primer lugar, debes saber que  encuentra en la Costa Blanca. Por tanto, una de las visitas obligadas es la playa.

No obstante, además de las olas y la arena esta ciudad ofrece mucho más. Por este motivo, queremos hablar en este artículo acerca del casco histórico de Benissa. 

Casco histórico de Benissa

​Esta parte del pueblo es una de las que más enganchan. De hecho, sus ciudadanos han luchado mucho por su preservación frente al auge del turismo.

En primer lugar, te recomendamos que acudas a “la Catedral de La Marina”, que es como se conoce popularmente a la iglesia de la Puríssima Xiqueta de Benissa. La plaza en la que se ubica es un lugar ideal para descansar y tomarse un helado. Su interior, por su parte, te dejará pasmado por su belleza y ornamentación.

Por otro lado, tampoco puedes olvidar una visita a las calles Els Desamparats y Puríssima. Estas son dos rúas tradicionales donde podrás ver caserones burgueses y palacetes de familias adineradas.

Presta atención a los monumentos de Benissa

También encontrarás aquí la casa-museo del linaje Abargués. Se trata de un hogar burgués que se ha conservado intacto a lo largo de los años. A todas luces, un espectáculo histórico impactante.

Y en la calle Puríssima se encuentra uno de los monumentos de Benissa más importantes, el monumento al riberero, cargado de connotaciones de la historia local.

Por último, también es de obligada visita la plaza del Portal. En ella se encuentra la entrada antigua al pueblo y parte de su muralla. Esta representa un rescoldo del medievo impresionantemente bien conservado.

Así pues, si quieres combinar turismo de playa con turismo histórico, Benissa es una de las elecciones más acertadas.