Visitar el Peñón de Ifach es una de las actividades obligatorias dentro de tu itinerario si viajas a la Costa Blanca. De hecho, se ha convertido en un elemento clave del paisaje costero de la provincia de Alicante. Si quieres saber más sobre él, no te pierdas lo que aquí vamos a contarte.

Características de los bellos paisajes del Peñón de Ifach

El Peñón de Ifach y todo el parque natural que lo rodea está situado en el municipio de Calpe, Alicante. Esta formación geológica es una de las últimas estribaciones de las cordilleras Béticas. Posee la peculiaridad de adentrarse de forma abrupta hacia el mar y cuenta con una altura de 332 metros.

Si no solo estás pensando en visitar el Peñón de Ifach sino que, además, te gustaría subir hasta su cima, has de saber que puedes hacerlo sin inconveniente siempre que tengas la adecuada condición física. Desde su punto más alto, durante los días claros, es posible avistar el cabo de Santa Pola y las islas de Ibiza y Formentera. Sin duda, merece la pena el esfuerzo.

Naturaleza del Peñón de Ifach: flora y fauna

Este peñón ha logrado desarrollar una importante vegetación rupícola endémica. Dentro de ella es posible distinguir la típica herradura valenciana, la escabiosa de roca, el tomillo o la silene de Ifach. Allí también crece la sabina negra, el palmito o la uva de mar, por ejemplo.

De esa vegetación depende una gran cantidad de aves. De hecho, este peñón y su parque natural es el principal refugio de cormoranes moñudos, alcatraces, halcones de Eleanora y peregrinos, vencejos pálidos y gaviotas patiamarillas.

En definitiva, visitar el Peñón de Ifach es una experiencia única. Así que, si vas a visitar Calpe y eres amante de la naturaleza, no olvides dedicar un día a conocerlo en profundidad.