Del 4 al 6 de mayo se celebran uno de los eventos más entrañables de la Costa Blanca. En el pueblo de Benitatxell, está todo preparado para las fiestas de la rosa. Como cada año, el día grande será el primer domingo del año, cuando se saca en procesión a la Virgen del Rosario.

Benitachell y su pan bendecido

El primer domingo de mayo de esta localidad de la Costa Blanca está reservado a su patrona. Celebran una de esas fiestas tradicionales con aroma a romería. Evidentemente, tratándose de la franja alicantina, no podían faltar las tracas.

Pero, al margen de la procesión de la Virgen del Rosario, uno de los momentos más emotivos para los habitantes de Benitatxell, no podemos olvidarnos de su famosa verbena y la tradición del pan bendecido.

El “Pan Beneït” recibe la bendición del párroco y, el último día de fiestas, es repartido por todo el pueblo. Es uno de los momentos más esperados por los fiesteros y fiesteras. Antes han tenido su famosa procesión y, desde el viernes, días de parranda y diversión.

Comida, bebida y baile en la Costa Blanca

Los habitantes de Benitachell amanecen el primer día dispuestos a darlo todo. No es de extrañar, que las celebraciones de su pueblo sean de las más apreciadas por la zona de la Costa Blanca.

Tienen música para bailar todos los días, con orquestas y actuaciones en directo. Pero también guardan espacio para llenar sus estómagos de buena gastronomía de la tierra.

Quizá uno de los momentos más especiales, sea cuando les da por elaborar una enorme fideuá, que luego puede degustar todo el que se acerque por el pueblo.

Pero, si deseas seguir un buen consejo, no te pierdas la ofrenda floral a la Virgen y el momento del pan bendecido de las fiestas de la rosa.