En Moraira (Alicante) se encuentran el Castillo de Moraira y la Torre Vigía del Cap d’Or, que formaban parte en la antigüedad del sistema defensivo que protegía la ciudad de ataques y asaltos de enemigos, es decir, constituían las fortalezas de Moraira. En la actualidad la torre sigue en pie y es uno de los principales atractivos turísticos de la localidad.

La Torre de Vigía del Cap d’Or

​Esta torre defensiva se construyó en el siglo XVI y se encuentra en la parte más alta del Monte Cap d’Or, por lo que las vistas desde allí arriba son impresionantes. Destaca por su planta circular de siete metros de diámetro y su altura, de once metros. Además, en su interior es macizo hasta más de la mitad y sus muros son reforzados.

Como curiosidad, vale la pena destacar que en la antigüedad solo se podía acceder a la torre lanzándose una cuerda desde la primera planta, así las personas trepaban por ella y era más difícil para los intrusos acceder al interior de la torre.

El castillo de Moraira, en la Costa Blanca

​Este castillo fue construido en el siglo XVIII y es uno de los más famosos y visitados de la Costa Blanca, por lo que si visitas esta zona te aconsejamos que no te pierdas esta fortaleza. A diferencia de la torre de vigía, el castillo que puede visitarse en la actualidad simplemente es una reconstrucción y recreación de lo que fue en la antigüedad, ya que el castillo original fue destruido completamente en 1801 por los ingleses.

El castillo era de fachada semicircular y fue muy importante porque era el primer fortín de pezuña de buey que se construía en el litoral valenciano.

En resumen, las fortalezas de Moraira son uno de los principales atractivos turísticos de la zona y vale la pena visitarlos por su interés cultural e histórico.